domingo, 17 de julio de 2011

Art Déco: Demetre Chiparus y sus bailarinas criselefantinas.

La Grecia de Fidias, (el gran maestro de la Antiguedad, creador de los frisos del Partenón, entre otras muchas obras), conoció la técnica criselefantina o crisoelefantina, por la cual, estatuas, incluso de grandes dimensiones (un ejemplo sería la Athenea Parthenos del propio Fidias, hoy perdida), eran realizadas utilizando el marfil, para modelar rostros y miembros, y oro, para las zonas cubiertas por las ropas o los adornos.


A finales del siglo XIX, el Imperialismo Colonial supuso el esquilme por parte de las potencias europeas de todo tipo de materias primas necesarias para el desarrollo de la II Revolución Industrial. De la rica África, poco conocida en aquel momento, y, en concreto, del territorio del Congo (propiedad privada del rey Leopoldo II de Bélgica) llegaron ingentes cantidades de marfil que, al no tener salida , sufría enormes altibajos en el mercado.



Por esta razón, se animó a los artistas a utilizar este material en sus obras, aunque el oro fue sustituído por el bronce, la madera, el mármol o el ónice. De esta manera, artistas  franceses e ingleses, retomaron la técnica y dieron expresión a imágenes que se salían de los cánones oficiales utilizando  estos materiales olvidados y no utilizados en ese momento. Las pequeñas figuras de bronce y marfil se convirtieron en una marca distintiva del Art Decó.




Ferdinand Preiss: La arquera, años 20'.

 Ferdinand Preiss

El Art Déco fue un estilo que llegó a su auge en el período de Entreguerras y siguió, en desarrollo, al Art Nouveau, de fines del siglo XIX. Frente a la incurvación, lo complicado y abigarrado de todo tipo de motivos propia del Nouveau, el Déco busca lo abstracto, la línea pura. Se pudo adaptar a cualquier objeto producido por el hombre y fue rápidamente difundido. El art Déco fue el estilo de la modernidad, alcanzando su mayor cohesión en la Exposición de París de 1925. Todo tipo de objetos fueron susceptibles de realizarse siguiendo los parámetros del Art Déco: arquitectura, pintura, vajillas, cerámica, vidrio, muebles, joyas, moda ......


Interior del Strand Palace Hotel, en Westminster, Londres, 1930


Tamara de Lempicka: Durmiente, 1934.


Clarice Cliff: juego de café. 1933-35


René Lalique: Florero, 1926


Pierre Legrain: Chaise Longe, 1925


Jacques Adner: aparador, años 20'.

 Van Cleef and Arpels: broche, 1920


Van Cleef and Arpels: Broche, años 20'.




Gazzette du Bon Ton, Paris, años 20'


Gazzette du Bon Ton, paris, años 20'.

Comenzaron a crearse pequeñas figuritas de mujeres danzantes,influidas por los ballets rusos de Diaghilev, amazonas, pierrots, malabaristas...., realizados por autores como Charles Sarabezolles, Marcel Bouraine, Gilbert, Gerdago..., aunque uno de los más importantes fue Demetre Chiparus ( 1886-1947), que,  junto con el maestro Ferdinand Preiss, establecido en Berlín y asociado a Arthur Kessler, llegó a ser muy conocido y coleccionado.


Ferdinand Preiss


Chiparus



Gerdago

Chiparus nació en Rumanía pero muy pronto se instala en París recibiendo una mención de honor en el Salon des Artistes Français por sus estautillas de bailarinas. Bellas por encima de todo, plenas de movimiento, se muestran danzantes, en equilibrio, con las cabezas hacia atrás, vestidas con mallas muy trabajadas que marcan los cuerpos bien tallados o con lujosos vestidos de faldas plisadas, realizados en bronce que el autor bruñe con esmaltes y óxidos para lograr distintos colores.


Chiparus


Chiparus

El marfil lo reserva para el rostro, las manos, los brazos y las piernas. Todas son colocadas sobre peanas y bases de mármol u ónice que las sostienen, realizadas con estructuras escalonadas, tanto vertical como horizontalmente, o en cúspide. Su mejor producción se concentra entre los años 1914 y 1933. Eran piezas exquisitas que fueron vendidas en grandes cantidades en las tiendas más selectas de París, Londres, Berlín o Nueva York.


Chiparus



Chiparus



Chiparus


Chiparus

Posteriormente, en los años 30' y 40', estas estatuillas comenzaron a ser producidas en serie. El bronce fue sustituído por distintas aleaciones como el antimonio y otros metales de bajo coste, utilizando, además, calamina y resina: fueron convertidas en objetos útiles como ceniceros, lámparas, relojes o jarrones, decayendo su calidad.


Bouraine

Actualmente hay un mercado internacional muy activo y distintas galerías de subastas, entre ellas Sotheby's, ponen en venta estas figuras que llegan a alcanzar precios extraordinarios. Arturo Guinovart, de la sala de subastas Lamas Bolaño, afirma que "hay que sospechar de las grandes ofertas, ya que es muy extraño encontrar una criselefantina de época por 240€, por muy pequeña que sea. Hay que pensar en 1.500€ como mínimo”. Las piezas documentadas o reproducidas en catálogos son las que mejor se pagan. El nombre del artista condiciona el precio.


Chiparus

En España, el Museo Casa Lis de Salamanca, tiene 121 criselefantinas, donadas por el anticuario salmantino D. Manuel Ramos Andrade, a las que se han ido añadiendo adquisiciones realizadas por el propio Museo en los últimos años, convirtiendose, así, en el centro de referencia más importante de toda Europa para coleccionistas y estudiosos de estas obras de arte, pertenecientes al Art Déco.


Museo Casa Lis, Salamanca.


Museo Casa Lis, Salamanca, interior.


Chiparus


Podréis encontrar mucha obra gráfica en :
-http://www.artistsandart.org/2009/07/demetre-chiparus-art-deco-sculptor.html

Obra de referencia:
- Di Cristina, Umberto: Baile de bronce y marfil, en Franco María Ricci, Nº 9. 3/ 1991 
- Van de Lemme, Arie: Art Déco. Ed. Ágata, 1997.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada