domingo, 7 de diciembre de 2014

El Manierismo de Parmigianino



Parmigianino: autorrretrato en espejo convexo, 1524

" Cuando faltan las noticias, informa la obra" (1)

Se entiende por Manierismo la tercera de las etapas que forman parte del Renacimiento, tras el Quattrocento o Renacimiento temprano en el siglo XV y el Cinquecento o Pleno Renacimiento en los 20 primeros años del siglo XVI, momento considerado de verdadero esplendor . Una etapa que no siempre fue entendida de forma positiva sino más bien, al contrario, como un momento de crisis con connotaciones anticlásicas. Ese momento, pues,  que lo fue de ruptura, de reacción, de heterodoxia con respecto al Clasicismo puro de las dos primeras décadas del siglo XVI sería marcado con un gran sesgo peyorativo.


Parmigianino: Conversión de San Pablo, 1528

Algunos autores, afirman que Vasari ni mencionó esta fase, otros dicen que sí lo hizo pero dándole esa característica despectiva. Habría que esperar a la segunda mitad del siglo XVII,  a finales del XVIII con Luigi Lanzi y fundamentalmente al S. XX para que el término Manierismo " a la manera o al estilo de" los grandes del Renacimiento fuese sentido como positivo al entender que las características de los artistas adscritos a esta tendencia se acercaron a las vanguardias del siglo XX pues, la búsqueda de nuevas soluciones,  la experimentación y la reacción frente a lo ortodoxo fueron sus características principales.


Parmigianino: Antea, 1524-1527

Así, en el norte de Europa, en Francia, en Inglaterra, en el mundo germánico o en España no faltaron pintores, escultores y arquitectos que trabajaron siguiendo premisas manieristas.

 Lucas Cranach, el Joven: Lucretia, 1538

Jean Cousin el Viejo:  Eva como primera Pandora, 1550

Hans Vredeman de Vries: Capricho Arquitectónico con Figuras, 1568

 Goltzius: Ikarus, 1588

Sofonisba Anguissola: Retrato de Felipe II de España, 1565


George Gower: Isabel I de Inglaterra en el llamado Armada Portrait, 1588

La entrada de hoy se dedica a Italia, a Parma en concreto y al pintor llamado Parmigianino. Su nombre real fue Francesco Mazzola ( Parma 1503- Cremona, 1540). Marcado desde pequeño por un carácter melancólico y triste, de Parma fue a Roma y de ésta a Bolonia para terminar de nuevo en su ciudad natal en un tour en el que aprendió a pintar observando las obras de los grandes. Retratos,cuadros históricos y mitológicos fueron realizados por encargo al igual que lo fueron los frescos de Santa María della Stacatta que tan caros le salieron. Correggio, Rafael y Miguel Ángel lo inspiraron.

Parmigianino: La Esclava Turca, 1527-1530
Se dice que se llamó así debido a la confusión
que se produce al ver el tocado de la joven. 
Podéis encontrar esta obra con el título de
Retrato de Mujer Joven

Parmigianino: Retrato de Gian Galeazzo Sanvitale, 1529


Parmiginianino: Frescos en el arco del presbiterio en la iglesia
de Santa Maria della Stecatta, 1531- 1539



Frescos en el arco del presbiterio en la iglesia
de Santa Maria della Stecatta, 1531- 1539
Detalles

Y decimos que le resultó caro realizarlos, de hecho, no llegó a terminarlos, porque según Vasari, tenía una pasión enfermiza que destrozó su vida y su obra ( 2). Era la alquimia, aquella disciplina, conectada con el Hermetismo que buscaba transformar cualquier metal en oro o también la vida eterna. Siguiendo de nuevo a Vasari, éste afirma que el pintor se volvió loco y que"malgastó días enteros jugando con carbón, botellas de vidrio y otros disparates semejantes que le hicieron gastar más en un día de lo que ganaba con una semana de trabajo en la Stecatta (...) Los de la cofradía de la Stecatta al advertir que había abandonado la obra totalmente habiéndole pagado más por adelantado, entablaron un pleito contra él (...) Huyó una noche con algunos amigos. Para Vasari, esta obsesión lo hizo transformarse y de " una persona melindrosa y dulce, se transformó en un hombre casi salvaje e irreconocible...(...) cayó víctima de una fiebre alta y una cruel fluxión, que en pocos días le hizo pasar a mejor vida." (3)


Parmigianino: Cupido fabricando el arco, 1531

Sin embargo, otros muchos autores (4) niegan estas afirmaciones de Vasari y no suscriben ese cambio en su vida. Lo que sí es cierto es que la obra fue encargada a Giulio Romano que después de recibir una carta de Parmigianino molesto porque éste había aceptado la continuación, éste se retira y Parmigianino muere cuatro meses más tarde sin haber trabajado más en la Stecatta. 

Parmigianino: David

Por último diremos que si algo caracteriza a la pintura manierista en general y la pintura de Parmigianino, en particular, es que siguen como decimos, las pautas generales del Manierismo y con ellas la idealización de unas imágenes que van a deformar su canon: de lo natural transitan a unas formas extraordinariamente alargadas. Se habla de formas filiformes que en la Madonna del  " collo lungo" una de las obras más importantes y conocidas del Parmigianino son obvias.


Parmigianino: Madonna del " collo lungo", 1535.
Fijaos en la figura de la virgen y del niño. Ahora contraponedlas con las imágenes que están a nuestra izquierda; ahora, de nuevo, con la imagen de nuestra derecha. Mirad el cuello de la Mujer y mirad la columna que tiene detrás. Mirad los dedos rozando su pecho.Mirad el abigarramiento de las figuras y un cierto horror vacui que colman la mirada a la izquierda del espectador.


Parmigianino:Las bodas místicas de Santa Catalina

Junto a esa asimetría en la composición que provee de un cierto desconcierto al espectador comentaremos por último el uso que los manieristas, y por ende, Parmigianino hacen del color, un uso libre, estridente en sus conexiones y mezclas, que choca, que es ácido, frío y que mueve a la irrealidad a veces.


 Parmigianino: Madonna de la Rosa, 1530

Toda la obra gráfica ha sido extraída de Wikimedia Commons: Aquí y Aquí

En cuanto a las citas y obras de referencia: 
1-Aquí.  Pag. 807
2 y 3: Vasari en Wittkower, Rudolf y Margot: " Nacidos bajo el signo de Saturno". Cátedra, Madrid, 1988. Pág. 88-89.
4- Citado en De Hoyos, Antonio: " Homenaje al profesor Juan Torres Fontes". 


7 comentarios:

  1. Como siempre muy bueno, informativo e interesante selección de material.
    Me he fijado especialmente en las manos de las obras de Parmigianino. Como comentas, llama la atención en la "Madonna..." el cuello largo, y el curioso amontonamiento de personajes a la izquierda. Gracioso el contrapeso casi testimonial del hombrecito con pergamino abajo a la derecha.

    Pero lo de las manos es notable... con esa forma aracnoidea que adquieren, con los dedos alargándose hasta el hartazgo. Seguro que ese autorretrato inicial, donde el espejo deforma la mano en primer plano, da alguna pauta sobre por donde vienen los tiros...

    Como curiosidad, encontré una coincidencia interesante entre el Ikarus de Goltzius y la serie fotográfica "Placeres y terrores de la levitación" de Aaron Siskind, de la cual publiqué una de muestra en el post de Judy Dater, y cuyo enlace te dejo ahí. Habrá que preguntarse si lo conocía...

    Bicos nocturnos desde el Peñasco Atlántico.

    http://elhurgador.blogspot.com.es/2014/08/judy-y-los-fotografos-judy-and.html


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Javi, como siempre, por dejarme tus siempre acertados y reflexivos comentarios. Con respecto a las manos del Parmigianino, no sólo son típicas de él. También lo son, por ejemplo, del Bronzino, otro de mis pintores preferidos, manierista también, al que dedicaré una entrada. Recuerdo que cuando estudiaba siempre me fijaba en las manos para saber deducir, junto con otra cuestiones por supuesto, si la obra que tenía delante era manierista: los dedos además de finos y largos tienen los dedos índice y medio muy a menudo abiertos de una forma un tanto extraña. Si me preguntas la razón, no la sé.

      En cuanto a la conexión entre Goltzius y Siskind pues... quizás. Te diré, aunque probablemente ya lo sepas, que a esa extraña manera de concebir y colocar las figuras en el espacio se le denomina escorzo.Ambas figuras, la pintada y la fotografiada están escorzadas si no me equivoco y ésta última, que no conocía, es fantástica.

      En fin, lo dicho, gracias de nuevo y un bico de buenas noches desde aquí arriba.

      Eliminar
  2. Lo del escorzo en cuanto a cuerpo perpendicular a la vista sí, pero la coincidencia que me llamó la atención fue la de que la figura, además, estuviera en el aire, y en esa posición de caida libre desordenada. De hecho los saltarines de Siskind se me parecieron de inmediato Ícaros cayendo... o flotando.

    Por cierto que en cuanto a escorzos, uno que siempre me llamó la atención fue el del Cristo muerto de Mantegna.
    Saluditos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, el de Mantegna es el más conocido pero fíjate por ejemplo, en los existentes en la Capilla Sixtina: son incontables y además así, en el aire, como desordenados y cayendo. Hay muchos en la Historia del Arte. Y con respecto a tu última entrada me ha gustado Hilary Faye; qué predilección actual tenemos hacia el collage: todo un mundo por descubrir.

      Bicos :)

      Eliminar
    2. Esas deformaciones que son tan evidentes vienen por el uso de óptica. Las limitaciones de las lentes que existían entonces hacían que se debían copiar partes del modelo y crear una especie de collage de imágenes. Por ejemplo, "la cena de Emaus" de Caravaggio las manos de segundo plano son más grandes que las de primero, en Vermeer incluso los primeros planos son mucho más abultados que lo que seria natural. Todas esas obras que usan optica tienen un fuerte contraste de luz.

      Si quereis profundizar sobre el tema os recomiendo un libro de David Hockney "el conocimiento secreto". trata de el uso de optica (camara oscura y camara lucida) por muchos maestros, es interesante y sobretodo las notas y cartas.

      Saludos

      Eliminar
    3. Pues muchas gracias Alberto, no conozco el libro y por supuesto que tomo nota. Caerá en breve y ya te cuento

      Saludos

      Eliminar
    4. Es un buen libro, puedes ver este documental sobre el tema

      https://www.youtube.com/watch?v=oqDwBXG_EdU

      Saludos

      Eliminar