sábado, 27 de agosto de 2011

Aubrey Beardsley y la Salomé de Oscar Wilde.


Aubrey Beardsley

En la última reseña que escribí para este blog sobre los Prerrafaelitas, terminaba el pequeño trabajo comentando que muchos fueron los pintores que, una vez agotada la vía abierta por éstos, a comienzos de los años 70' del siglo XIX, se convirtieron en meros imitadores de los Burne-Jones, Rossettis y demás pesos pesados del movimiento. Timothy Hilton salvaba a uno. Era Aubrey Beardsley, un autor que, aún comenzando a trabajar bajo la tutela de un anciano Burne-Jones, que supo ver en él mucho talento, finalmente, desligado ya de su influencia, abrió, por sí mismo, caminos interesantes y diferentes en un momento en el que el arte estaba comenzando a cambiar.


 Aubrey Beardsley: Alí Baba, 1897.

Para René Huyghe, Beardsley ( 1872-1898) constituye el gozne entre el Prerrafaelismo y el Modernismo. Fundamentalmente fue ilustrador (solo realizó un óleo), en una corta vida artística de apenas seis años,  ya que murió de tuberculosis con solo 26.


Aubrey Beardsley: Un capricho, 1894

Le tocó vivir la Inglaterra victoriana de finales del siglo XIX, marcada por una moral encorsetada, constreñida que, una y otra vez, el artista se impuso romper con su forma de vivir y su propio trabajo: fue un dandy como lo era su amigo Wilde. Fué atacado implacablemente por ello y por sus dibujos que fueron considerados obscenos.  Estudió en la Westminster School of Art de Londres, aunque sólo durante un breve período, y por ello, se puede decir que fue autodidacta.


Aubrey Beardsley: Valmont, Portada de " Las amistades peligrosas" de
Choderlos de Laclos, 1896

 Como el azar juega un intenso papel en nuestras vidas, una vez publicada la reseña de los Prerrafaelitas, paseando por las calles de mi ciudad, me topé en una librería con la Salomé de Oscar Wilde, drama bíblico en un acto, que contenía las ilustraciones de Beardsley y cuya traducción ( del original francés de 1892 y editado un año más tarde) corría a cargo de Rafael Cansinos Assens, escritor ultraísta español, políglota, íntimo amigo y colaborador de Borges y muy admirado por éste.


Fuente de la imágen: Aquí.

Además, en este libro, realizado por la editorial "Libros del Zorro Rojo" , se incluye un artículo del albacea de Wilde, Robert Ross, el cartel de la primera representación de la obra en Inglaterra en 1905 y el programa de la ópera de Richard Strauss estrenada en Alemania ese mismo año. 

Portada


 El Climax


Juan y Salomé

La obra está hoy en mi biblioteca por todo ello y, también , porque incorpora todas las ilustraciones que Aubrey pintó, sin censura, incluyendo cuatro que no estaban ni en la primera ni en ediciones posteriores y porque, finalmente, esta obra se encuentra entre las mejores y más personales del ilustrador. 


Los ojos de Herodes

Entra Herodías


La Danza del Vientre

 En todas sus imágenes, se observa la influencia estilística de la estampa japonesa que tanto influjo tuvo en los Impresionistas y, también, la del que fue su primer maestro: el prerrafaelita Burne-Jones. Sus dibujos eran hechos sin boceto previo, en  blanco y negro, realizando modificaciones a lápiz antes de fijar la tinta china. El resultado fue siempre elegante, maravilloso en su simplicidad de líneas incurvadas, sin uso de sombras, espacio, y sin ,apenas, proporciones fijas.


La Capa Negra para Salomé de Wilde
Fuente de la imágen: Aquí.

El personaje de Salomé ha sido revisitado una y otra vez en el mundo de la música, del cine, y en el mundo del arte desde el siglo XI. Fue protagonista de cuadros de Boticelli, de Lucas Cranach, de Lippi, de Van der Weyden, de Caravaggio, de Rubens, de Reni... 


Roger Van der Weyden: Decapitación de San Juan Bautista, 1446-1453


Sandro Boticelli: Salomé con la cabeza de San Juan
el Bautista. Cerca de 1488.


Fra Filippo Lippi: El Banquete de Herodes, 1452-1469


Lucas Cranach: Salomé, 1530


Michelangelo Merisi di Caravaggio: Salomé con la cabeza de 
San Juan Bautista, 1607


 Rubens: La Fiesta de Herodes, primera mitad del S. XVII


Guido Reni: Salomé con la cabeza de San Juan Bautista, 1630-1635

Pero no será hasta el siglo XIX cuando Salomé será representada, realmente, como la mujer funesta y letal que arrastra con su maldad al hombre, la "femme fatale" que tanto gustó recrear a los Simbolistas y pintores de fin de siglo.  Uno de ellos, quizás, el que más reprodujo esa iconografía, fue Gustave Moreau, de quien tenéis una entrada en este blog. Repitió a una Salomé danzante o a la que observa la cabeza del Bautista suspendida en el aire, aureolada y mirándola fijamente. 

Gustave Moreau: La Aparición.

Huysmans figura crucial del movimiento literario simbolista la citaba, en su obra " À rebours" como la "danzarina (...) asesina de refinada grandeza", " la Belleza maldita (....), " la Bestia monstruosa, indiferente , irresponsable, insensible, que envenena, lo mismo que la Helena antigua, cuanto se aproxima a ella, cuanto la ve, cuanto ella toca". (1)


 Frank von Stuck: Salomé, 1906

También, y más contemporáneamente, su iconografía estará presente en obras de Henry Lévy, Odilon Redon, Franz von Stuck, G. A. Mossa , Lovis Corinth, Lévy-Dhurmer , George Privat Livemont, Franz von Bayros y otros muchos.


Odilon Redon: Salomé.
Fuente de la imágen: Aquí.


Fuente de la Imágen: Aquí.


Lovis Corinth: Salomé, 1900
Fuente de la imágen: Aquí


Lucien Lévy-Dhurmer: Salomé, 1896. Pastel.
Fuente de la imágen: Aquí.


George Privat Livemont: Salomé. 1900-1910

Salomé no es citada en la Biblia. Lo es su madre, Herodías, que tiene a su hija tras el matrimonio con su tío Herodes Filipo. Posteriormente se casa con el hermano de éste, Herodes Antipas, por lo que es severamente juzgada por Juan el Bautista. Es ella quien, por esta razón, una vez preguntada por su hija qué debe pedir como regalo al tetrarca de Judea tras haber danzado para él, le susurra que pida la cabeza de Jokanaan, el profeta (Mc 6,24). ( 2)


Paul Delaroche: Herodías, 1843

Oscar Wilde, sin embargo, omite este hecho y pone en los labios de Salomé la petición de la muerte del Bautista ya que, enamorada de él, éste la rechaza. La obra de Wilde se ocupa de las pasiones humanas, del deseo, del odio,del despecho, de los celos, de la locura........Una locura que hace que Salomé bese los labios de su amado una vez muerto que la llevará al mismo destino cuando Herodes da la orden de matarla.


Aubrey Beardsley: Colofón a la Salomé de Oscar Wilde.

Especialmente bello, para mí, es el pasaje en el que Herodes Antipas, desgrana todo lo que le puede dar a Salomé si ella renuncia a la muerte del profeta.

Volviendo a Beardsley, también ilustró, antes que la Salomé de Wilde,  "La Muerte del Rey Arturo" de Sir Thomas Malory , obra muy querida por los Prerrafaelitas, y por ende, por Ruskin y quizás, es el trabajo en dónde mejor se observa la influencia de  la estética del movimiento. 

 Fuente de la imágen: Aquí.


 La Muerte del Rey Arturo
 

Fuente de la Imágen: Aquí.

También se ocupó de ilustrar " The Works of Edgard Allan Poe" y realizó las imágenes eróticas de "Lisístrata"  de Aristófanes, que en su lecho de muerte, pidió a su editor que fueran destruídas, cosa que no hizo.


Edgar Allan Poe


La Muerte de la Máscara Roja, para los cuentos
de Poe.


Beardsley: Lisístrata

Además también trabajó para de "The Yellow Book", una original revista que reunió a lo mejor de los creadores del momento. Anatole France, Walter Raleigh, H.G. Wells, W.B. Yeats, entre otros, publicaron sus composiciones en ella. La revista fue criticada severamente, sin piedad, por su diseño en general, desde la cubierta,su color, las ilustraciones de Beardsley, e incluso, por la caligrafía empleada. Aubrey trabajó en ella los cuatro primeros números y para Hearst, cuando fue despedido, la revista sufrió una pérdida irreparable y lo fue, no sólo por las críticas sobre un trabajo considerado obsceno, sino también porque coincidió con el momento en el que se le hace el juicio a Oscar Wilde por sodomía siendo condenado a dos años de trabajos forzados.




Fuente de la Imágen: Aquí.


Su respuesta fue trabajar en una nueva revista, The Savoy, dirigida por Leonard Smithers en donde publicó sus propias obras, ensayos en prosa y en verso, aún estando ya muy enfermo. En ella se pudo leer " Under the Hill" y, de nuevo, la revista fue la fuente en la que  se dieron a conocer los trabajos de intelectuales de la talla de Mallarmé, Joseph Conrad, Bernard Shaw, Paul Verlaine o W. B. Yeats, así como obras de Rossetti, Whistler o William Blake.  

 Beardsley: Ilustración para The Savoy

La modernidad de Bearsdley es indiscutible y su influencia en el Art Noveau y en determinados ilustradores y cartelistas posteriores es indudable. Para Hearst, Beardsley llevó el arte del " Black and White" más lejos que cualquier otro grabador desde Durero. Muchos fueron los que aseguraron que tras su muerte su arte sería olvidado. Nada más lejos de la verdad.  La senda abierta por este joven creador fue seguida por otros. Su fama no sólo fue incrementada en Inglaterra, también lo fue en América, Francia, Bélgica, Rusia, Holanda y sobre todo en Alemania en donde la demanda de los libros ilustrados por él se aumentó espectacularmente. A las críticas que distintos medios, entre ellos The Times,  le hacían, Beardsley siempre contestó con cortesía y humor.


Sigfrido


Por último, os comentaré que puso las imágenes a la obra " The Rape of the Lock" escrita por Alexander Pope con un estilo más recargado y barroco, " The Pierrot of the Minute" fantasía en un acto de Ernest Dowson y "Ben Ionson, his Volpone: or the Fox" de su albacea Robert Ross.


The Rape of the Lock de Alexander Pope


The Rape Of The Lock de Alexander Pope
Fuente de la imágen: Aquí


Fuente de la imágen: Aquí

Finalmente os diré que la Salomé de Wilde ilustrada por Bearsdley es un libro que os recomiendo vivamente. Es un pequeño gran lujo que os llevará apenas una hora leer y que impregnará vuestras retinas de algo verdaderamente enriquecedor y valioso.


Firma de Beardsley
Fuente de la imágen: Aquí


Toda la obra gráfica ha sido extraída de Wikimedia Commons. Si no ha sido así , tenéis al pie de las fotos  los links de las páginas de las que proceden. Haced click en ellas para agrandarlas. 

Podéis encontrar mucha obra gráfica de sus primeros tiempos en una página muy interesante: 

En cuanto a las obras de referencia y citas:

2: Browning, W.R.F: "Diccionario de la Biblia". Ediciones Folio, 2006.
- Bornay, Erika: "Las Hijas de Lilith". Ensayos de Arte Cátedra, 1990.
- Lucie-Smith, Edward: " El arte de los Simbolistas". Ediciones Destino, 1991
-Hilton, Timothy: " Los Prerrafaelitas". Ediciones Destino, 1993
-Hearst, W. R: "Aubrey Beardsley and the Yellow Book". En inglés. Interesante libro que podéis leer en línea escrito por Hearst en dónde encontraréis cartas de Bearsdley en contestación a críticas en diversos periódicos, imágenes de su obra y todo tipo de reflexiones de las que yo me he servido. 
- Huyghe, René: "El Arte y el Hombre". Editorial Planeta, 1974.
- Wilde, Oscar: "Salomé". Ediciones del Zorro Rojo. 2011

4 comentarios:

  1. Muy interesante el personaje y su trabajo (ese perfil afilado me trajo a la memoria a Hans Christian Andersen, con el que tiene un aire, aunque menos feo?) y muy trabajada la información sobre Salomé. Enhorabuena, miña reina...y bicos

    ResponderEliminar
  2. Menos feo sin duda, Carlos :) Pero mira sus manos, él y su hermana eran considerados desde bien pequeños unos virtuosos del piano. Muchas gracias por leerme y dejarme este comentario que me anima a seguir escribiendo. Bicos para ti también.

    ResponderEliminar
  3. Fantástica entrada, muy interesante y cargada de contenido. Se nota el gran trabajo de documentación que has hecho y que conoces el tema.
    Enhorabuena y muchas gracias por mostrarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan Carlos, me alegra que te haya gustado la entrada.La obra de Beardsley me fascina. Gracias por dejarme tu amable comentario y espero que me sigas visitando.

      Un gran saludo.

      Olga

      Eliminar