miércoles, 27 de julio de 2011

Karl Blossfeldt y su Maravilloso Jardín de la Naturaleza.


Karl Blossfeld, 1895

"El Maravilloso Jardín de la Naturaleza" es el título del segundo libro, publicado en 1932,  el mismo año de la muerte de este fotógrafo alemán. El primero había sido "Formas Primigenias del Arte" del año 1928, que presentaba más de un centenar de huecograbados y del que Helmunt Gernsheim afirmó en su historia de la fotografía que: " La Nueva Objetividad se impuso en 1929 con el libro " Urformen der Kunst" de Karl Blossfeldt". Póstumamente se publicaría "Prodigios de la Naturaleza".


Karl Blossfeldt ( 1865-1932) forma parte, pues, del movimiento de la Nueva Objetividad Alemana, de la que tenéis una entrada en este blog, que supuso, en el ámbito pictórico, dejar de lado los ismos de vanguardia, fundamentalmente, el Expresionismo, para volver a la plasmación de las formas a través de la figuración. 

Comentábamos, en esa ocasión, que la Nueva Objetividad fue un fenómeno de arte total que aunó, además de la pintura de George Grosz y Otto Dix entre otros, la música de Kurt Weill, la literatura de Bertolt Brecht y la fotografía de Albert Renger-Patzsch, August Sander, Wender Mantz y del propio Blossfeldt.


Blossfeldt creó su propia cámara. Artista autodidacta, la utilizó para plasmar, en más de seis mil clichés, multitud de plantas que, en un principio, sirvieron de sostén para un proyecto en el que estaba trabajando su propio mentor, Moritz Meurer. Con él, recorrió Italia, Grecia y el Norte de África como fotógrafo, bajo el encargo oficial de renovar el concepto y el catálogo de motivos decorativos aplicados a la artesanía y la industria. Meurer tenía como teoría que las formas naturales inspiraban a la arquitectura, el dibujo y la pintura.

  
Equisetum Hyemale (12 veces aumentado)
Equisetum Telemateia ( 4 veces aumentado)
Equisetum Hyemale ( 18 veces aumentado)
Hacia 1920.
 "Estas tres fotografías de Equisetos son ejemplos magistrales de una articulación rigurosa de la imagen. Esta planta, que en realidad, es un fósil vivo, apareció hace 400 millones de años; no tiene flores ni hojas y consiste en tallos simples que producen el efecto de una construcción abstracta y más o menos formal. Velludos, con nervios planos y unidos entre sí por articulaciones, los tallos evocan arquitecturas; en el libro del Werner Lindner sobre construcciones técnicas, las fotografías de Blossfeldt ( ...) están consideradas como la expresión de una continuidad que se extiende desde las torres de la antigua China hasta los rascacielos contemporáneos". (1)

Tras realizar el trabajo con Meurer, Karl Blossfeld es nombrado profesor en la Escuela de Artes Aplicadas de Berlín donde él mismo había estudiado y en donde daría clases de Modelado durante 31 años. Sus comienzos trabajando en un taller de forja le dieron el primer contacto con las formas incurvadas vegetales.


Como profesor, las fotografías realizadas tendrían un fin educativo, didáctico. En eso fue un innovador y un pionero, ya que, sustituyó la tradicional preservación del material botánico utilizado, hasta ese momento, para que el alumnado pudiese tomarse el tiempo necesario para dibujar o esculpir los motivos en sus clases. Así, el secado y prensado de las plantas, su inmersión en alcohol, su tratamiento con productos químicos o la necesidad de utilizar invernaderos para preservarlas, ya no eran necesarios.


Sus macrofotografías, se convertían en aliadas indispensables, para una mayor comprensión y observación de las diversas tipologías vegetales que los alumnos observaban proyectadas en la pared. Esas formas, reducidas a lo más elemental, a su esencia, presentadas de forma unitaria, eran ampliadas enormemente (hasta 18 veces) para captar sus mínimos detalles. Bellas en su simplicidad, eran colocadas simétricamente en fondos neutros.


Fue el galerista  Karl Nierendorf, quien exhibió el trabajo de Blossfeldt, por primera vez, en 1926 y con la publicación de "Formas Originales del Arte", dos años más tarde, el autor, quien nunca fue consciente de estar haciendo arte, obtuvo la atención de la vanguardia. 


 A partir de 1960 logró mucha fama y en la década de los 70' galeristas, coleccionistas como Ann y Jürgen Wilde, quienes adquirieron la mayor parte de las fotografías del autor, y comisarios de exposiciones como Klaus Honnef, co-organizador de la 6º Documenta de Kassel, reconocieron la importancia de su obra como fuente de inspiración para los artistas contemporáneos. La propia Documenta, que es una de las más importantes exposiciones de arte contemporáneo del mundo y que se celebra en esa ciudad alemana desde 1955 cada 5 años, incluyó obra suya en 1977.


La placidez que trasmite la visión de estas fotografías, su limpieza, su naturalidad hace que, después de tanto tiempo, continúe sorprendiendo al espectador. La sensibilidad que Blossfeldt proyecta en la captación de lo que ve nos sigue alimentando tantos años después y nos revela, como si no lo supiesemos, la belleza de la Naturaleza que nos rodea. 
   



Tenéis más obra gráfica Aquí y Aquí, y la propia página del autor en dónde podréis observar toda su obra Aquí.

Obras de referencia:
 -(1) : Stremmel, Kerstin.: "Realismo" . Ed. Taschen. Pag. 34.
- http://www.blossfeldt.info/wEnglish/Karl_Blossfeldt/KB_Aufsaetze/SK_PS_Essay_ConrathScholl.pdf
- http://www.elementos.buap.mx/num27-28/pdf/79.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario