sábado, 8 de septiembre de 2012

Franz Xaver Messerschmidt y La Locura.




Franz Xaver Messerschmidt

"El gran genio ciertamente está cercano a la locura
Y una fina línea separa sus confines"

John Dryden.( 1)

Para Hipócrates (460 a.C.- 370 a. C), el padre de la medicina en la Antigüedad, la diferencia entre salud y enfermedad venía dada por el equilibrio entre lo que él denominaba los cuatro fluidos o humores: la sangre, la flema, la bilis amarilla y la bilis negra. El predominio de uno u otro humor daría como resultado distintos tipos de seres humanos. El predominio de la sangre producíría tipos sanguíneos; el de la flema, tipos flemáticos; la bilis amarilla daría como resultado tipos coléricos y finalmente, la bilis negra tipos melancólicos.


Leonhard Thurneysser: Quinta Essentia, 1574

Leonardo da Vinci: Ilustración de los cuatro temperamentos, en 
torno a un perfíl clásico coronado por laurel: el sanguíneo ( emocional),
el flemático ( equilibrado), bilis amarilla ( irascible, atrabiliario) y la bilis negra
de temperamento triste, apático y melacólico. Sobre 1490.

Posteriormente, estos humores, durante la Edad Media, fueron conectados con el Aire, el Fuego, el Agua y la Tierra. La salud pasaba por que existiese la armonía, el maridaje, el pacto y la estabilidad entre ellos.







Esa unión y ese pacto es lo que dicen que no tuvo nuestro escultor. Franz Xaver Messerschmidt, creador austro alemán, nacido en Baviera (1736-1783) y cuyo trabajo se ubicaría a caballo entre el Rococó y el Neoclasicismo, es uno de esos hombres cuyos contemporáneos no comprendieron, cuya obra podría ser perfectamente, no ya del siglo XX si no del XXI, debido a las llamadas "cabezas de carácter" que realizó; 69 bustos en los que, parece ser, quería plasmar las otras tantas variedades de muecas catalogadas como posibles en el ser humano.


Franz Xaver Messerschmidt
 
Franz Xaver Messerschmidt

 En este sentido Messerschmidt recogía el testigo, primero, de Giovanni Battista della Porta en el XVI y posteriormente de Charles Le Brun, pintor de corte y director de la Academia Real de Pintura y de Escultura de Francia en el siglo XVII, y del que tenéis una entrada en este blog, que en sus tratados plasmaban la idea de que el cuerpo puede expresar los estados del alma y transmitir el carácter del ser humano. A esta idea se le denominó Fisiognomía retomando una práctica muy antigua. La obra más importante de Le Brun fue "La Expresión de las Pasiones Humanas".



Tomando, pues, esta idea, Messerschmidt realizó, como decimos, una galería de cabezas, de bustos hiperrealistas, expresionistas, realizados con una técnica escultórica maravillosa.


Franz Xaver Messerschmidt

En metal, en aleaciones más baratas como el estaño, en plomo, en alabastro, Messerschmidt, después de ser un autor académico que realizaba encargos para la alta aristocracia y la nobleza ( bajo el mecenazgo de la Emperatriz María Teresa), terminó siendo rechazado para el puesto de catedrático de escultura de la Academia de Bellas Artes de Viena debido a que "padece algún desorden en su cabeza" (2).



Martin van Meytens: Mª Teresa I de Austria con máscara. 1744

Para muchos historiadores es ahí donde comienza su declive personal pero también el momento de creación máxima con estos bustos.

 Rudolf y Margot Wittkower en su maravilloso libro "Nacidos bajo el signo de Saturno" que os recomiendo, por cierto, vívamente, nos cuentan que Messerschmidt es el caso por excelencia en el que genio y locura se dan la mano y analizan el estudio que el Doctor Ernst Kris, historiador del arte y psicoanalista, hizo sobre su figura. 


Franz Xaver Messerschmidt

De esta manera se sabe que en la última década de su vida se recluyó en Bratislava y conocemos algo de su forma de vida gracias a la visita de un escritor, Friedrich Nicolai, que se ganó su confianza dejando escritas las impresiones que le produjo Franz.

Lo definió como "una persona de una fortaleza de cuerpo y espíritu poco comunes- en su arte un genio extraordinario, en la vida cotidiana un poco dado a rarezas que arrancan principalmente de su amor a la independencia". Afirmó, también, que vivía " muy frugalmente, pero independiente y muy contento (...), pronto fuimos amigos bastante íntimos".(3)


Franz Xaver Messerschmidt

 A Nicolai, un hombre de la Ilustración, con una querencia por el Racionalismo y lo explicable científicamente, le llamó sobremanera la atención el hecho de que "tuviera colgado cerca de la ventana un dibujo de una estatua egipcia sin brazos que ( el escultor) siempre contemplaba con gran admiración y reverencia". (4) Pronto supo que se trataba de Hermes Trismegisto.


Hermes Trismegisto
D. Stolcius von Stolcenberg, Viridarium Chymicum, Francfort, 1624

También le contó que veía fantasmas que lo asustaban mucho y que el peor de todos era el espíritu de la proporción que le producía grandes dolores. Franz, que había ideado una muy complicada teoría sobre las proporciones humanas y conocía las relaciones entre ciertas partes del cuerpo y de la cara, para librarse de esos dolores y romper la influencia que el espíritu tenía sobre él, se pellizcaba mirándose en el espejo tallando las muecas en los bustos que dejó como testigos hasta el fin de los tiempos. 

Franz Xaver Messerschmidt

La serie de estas cabezas empezada en 1770, fue terminada en siete años y os diré que en los últimos seis años antes de morir, hizo cincuenta y siete ( fueron 69 en total), gran empresa, ya que hay que tener en cuenta que seguía trabajando y realizando otros encargos de bustos y retratos hoy perdidos. 


Franz Xaver Messerschmidt

Curiosamente, en la era de la Ilustración, del Racionalismo, un escultor procedente de una familia muy humilde, entró en determinados círculos intelectuales de la clase alta en donde el mesmerismo, Hermes Trismegisto ( el dios egipcio helenizado), el esoterismo, las prácticas ocultas y mágicas eran habituales.


Franz Xaver Messerschmidt
 Tras su muerte, las cabezas fueron exhibidas en un parque de atracciones de Viena y poco se pudo hacer para encontrar una explicación plausible para esclarecer su obsesión por las muecas faciales.
Muchos críticos del arte rechazaron pensar que Messerschmidt estaba falto de cordura; el doctor Kris, sin embargo, creyó siempre que la clave de la personalidad y de la obra de este autor estaba en una psicosis paranoide.(5)
Franz Xaver Messerschmidt
 
Schopenhauer afirmaba que "el genio está más cercano a la locura que la inteligencia media" (6), mientras que Charles Lamb sostenía que " es imposible que la mente conciba a un Shakespeare loco" o Pelman, un psicólogo de comienzos del siglo XX , que aseguraba que " en el caso de caer en la locura, disminuyen las facultades creativas ( tal como ocurrió con Coleridge o de Quincey)" (7).

Aristóteles y Ficcino, Vasari y Robert Burton, muchos fueron quienes conectaron la creación con la locura y el temperamento melancólico.


Franz Xaver Messerschmidt

¿ Qué opináis vosotros? 


Toda la obra gráfica ha sido extraída de Wikimedia Commons. Si no ha sido así, tenéis al pie de la foto la página de la que proceden. Haced click sobre ellas para ampliarlas.

En cuanto a la obra de referencia básica ha sido la ya citada en el post de donde proceden las citas.
- Wittkower, Rudolf y Margot: " Nacidos bajo el signo de Saturno". Ediciones Cátedra, Madrid, 1988.

- 1. Pág. 101
-2. En la pág. 124 recogiendo las palabras del Primer Ministro, el Conde Kaunitz.
-3. Pág.125
-4. Ibídem.
-5. Pág.127
-6. Pag.101
-7. Pag. 102

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada